Cazuelita de revuelto de morcilla, patata y huevo con lamina crujiente de morcilla





Ingredientes (para 6-8 canapés):
  • 2 Morcillas de barbacoa (grandes)
  • 1 patata
  • 2 Huevos
  • Huevo hilado
  • Sal
  • Aceite de oliva

Preparación:

Para las laminas crujientes de morcilla:

Ponemos a calentar el horno a 180º.
En una fuente colocamos las morcillas enteras, sin pinchar.
A los 20-25 minutos las sacamos, les quitamos las piel, la desmenuzamos y las trituramos bien.
Dejamos reposar una hora.
Después en una bandeja para horno colocamos una lamina de papel de horno. Echamos un buen pegote de la morcilla en el centro, colocamos otro papel de horno encima y aplastamos. Después nos ayudamos con un rodillo hasta que quede completamente aplanado, casi sin volumen entre papel y papel.
Metemos en el horno durante 5 horas a 55-60º para deshidratarlo y que se forme la costra de morcilla.
Al cabo de 5 horas lo sacamos y quitamos con cuidado el papel de encima. Después con cuidado y con ayuda de una espátula vamos despegando trozos de la costra de morcilla y reservando.
La morcilla triturada que sobró la reservamos para el resto del pintxo.

Para el resto:

Ponemos a hervir un cazo con agua y sal.
Pelamos la patata, la troceamos y la ponemos en el cazo con agua para cocerla.
Cuando este cocida la patata, la sacamos y escurrimos y la colocamos en un bol para triturarla con un tenedor.
Añadimos la morcilla que sobró al hacer la costra y mezclamos todo.
Ponemos una sartén sin aceite a fuego medio y echamos la mezcla de patata y morcilla. Echamos los huevos y vamos rompiéndolos y mezclandolo todo mientras se cocinan estos.
Cuando esté hecho el huevo apagamos y apartamos.

En pequeñas cazuelitas de catering vamos colocando un poco de la mezcla de patata, morcilla y huevo. 
Colocamos una costra de morcilla al lado, de pie.
Y coronamos con un poco de huevo hilado (comprado).

¡Y listo!