Tartar de salmón y espárragos





Pintxo de migas de salmón y espárragos, adornado con un picado de tomates, todo al horno y sobre una base de pan frito. Una delicia para el paladar y de lo mas sano.

Ingredientes (para 6 pintxos):
  • 1 filete de salmón o 2 rodajas.
  • espárragos trigueros
  • 1 tomate
  • Aceite de oliva
  • Vino blanco (50-70cl aprox.)
  • Pastilla de caldo de pollo
  • Pastilla de ajo y perejil
  • Sal
  • 3 rebanadas de pan de molde
Preparación:

El salmón podemos comprarlo fresco o bien comprarlo congelado para tenerlo en el para un imprevisto.
Si está congelado lo descongelamos previamente y lo lavamos.
Si es fresco quitamos las espinas que pudiera tener y lo lavamos. 
Si es un filete la piel se la podemos quitar después de sacarlo del horno, si son rodajas la piel que rodea la rodaja la quitaremos así como la espina central.

Ponemos el horno a precalentar a 180º.

En una fuente para horno echamos aceite de oliva hasta que no se vea el fondo. Colocamos el filete de salmón. Y rociamos con vino blanco mas o menos la misma cantidad que de aceite.
Espolvoreamos por encima la pastilla de caldo de pollo y la de ajo y perejil.

Quitamos a los esparragos la parte dura de la base. Los lavamos y los colocamos en la fuente encima/al lado del salmón.
Cortamos el tomate en medias rodajas y las repartimos por la fuente.

Introducimos en el horno durante 20 minutos.

Sacamos la fuente. Extraemos el salmón y volvemos a meter en el horno otros 20 minutos mas para que terminen de cocinarse los esparragos y el tomate.

Mientras vamos quitando la piel al salmón, si fuera un filete y todavia la tuviera, rascando con un tenedor y tirando suavemente.

Desmenuzamos o desmigamos el salmón.

Cuando estén cocinados los esparragos y el tomate los sacamos y procedemos a trocearlos separadamente. Añadimos la salsa al salmón desmigado y removemos.



Cortamos el pan de molde en la forma del aro de emplatar que vayamos a usar. Yo en esta caso use uno triangular y me salian 2 trozos por cada rebanada de pan del molde.



En una sartén con un dedo de aceite de oliva a fuego muy fuerte, freimos el pan de molde. Si el fuego está suficientemente fuerte enseguida le daremos la vuelta para que se haga por el otro lado y sacamos a un plato con papel absorbente.

Montamos cada tartar con el aro de emplatar:










Primero el pan frito debajo. Añadimos migas de salmón hasta la mitad y presionamos bien para que después no se caiga al desmoldar.
Añadimos esparragos la otra mitad y coronamos con un poco de tomate troceazo. Desmoldamos y procedemos igual con el siguiente.
 
Presentamos.
 
¡Y listo!