Pintxo de níscalo y pulpo


Seguimos en temporada de setas y en esta ocasión combinada con pulpo a la plancha. Sencillo y rápido, como casi siempre :)  Y aunque para vinos está el gusto de cada uno, yo hice un maridaje con un vino blanco "Santiago Ruiz 2007" y el resultado fue espectacular o como dijo hace tiempo un famoso torero: "en dos palabras: in presionante" XD. Que lo disfrutéis.

Ingredientes ( para 12 canapés):
  • Una pata de pulpo cocida
  • 250gr-300gr de níscalos (pequeños)
  • 6 rebanadas de pan
  • Aceite de oliva
  • Pimentón
  • Sal
Preparación:

Ponemos una plancha a fuego medio.

Limpiamos los níscalos, o las setas que hayamos elegido para nuestro pincho. Lo ideal para limpiar setas es hacerlo con un trapo húmedo y frotarlas suavemente para quitarles las manchas de tierra y la tierra que aun puedan tener. La razón de no hacerlo bajo el grifo es porque las setas y los hongos absorben el agua fácilmente y al ponerlas en la plancha lo sueltan, perdiéndose parte de su jugo y sabor. Pero bueno, si es necesario, tampoco pasaría nada, seguirá sabiendo a seta ;)

Ponemos un chorrito de aceite de oliva en la plancha ya caliente, lo extendemos y a continuación ponemos las setas con el rabito hacia arriba.


Dejamos que se vayan haciendo durante 5 minutos. Después les damos la vuelta durante otros 5 minutos y por ultimo volvemos a darles la vuelta durante 3 minutos mas. Después retiramos del fuego.

Ponemos otra plancha a fuego medio para el pulpo.

Mientras se hacen las setas, cortamos la pata de pulpo cocido en rodajas.


Añadimos un chorrito de aceite de oliva en la plancha ya caliente y lo extendemos. Colocamos las rodajas de pulpo y dejamos que se hagan por un lado durante 3-4 minutos y después por el otro otros 3-4 minutos.


Pasado ese tiempo apagamos el fuego y sin retirar la plancha añadimos un chorro generoso de aceite de oliva, repartido por todas las rodajas de pulpo, espolvoreamos sal gorda y un par de puntitas de pimentón de la vera dulce.
Removemos todo en la propia plancha, mezclandolo bien y dejando que todas las rodajas se impregnen de la mezcla. Retiramos y reservamos.


Cortamos rodajas de pan.

Colocamos encima un níscalo con el rabito hacia arriba. Cortamos el rabito.


Colocamos una rodaja de pulpo encima. Atravesamos con un palillo de canapé. Repetimos con todos los níscalos y las rodajas de pulpo.

Presentamos

¡Y listo!