Lasaña de calabacín rellena de carne



Pintxo de lasañas de calabacín y carne. Cortando en finas láminas el calabacín, lo usamos de base, en vez de las típicas laminas de lasaña, con lo que conseguimos una diferencia notable de sabor y textura. El resto igual que una lasaña. Fácil. Y por supuesto riquiiiiiisimo :)

Ingredientes ( para 12 pintxos ):
  • 600 Kgr de carne picada mixta
  • 1 calabacín grande
  • 1 tomate
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 2-3 cucharadas de harina
  • 6 lonchas de queso semicurado
  • Queso rallado
  • 15 ml de vino blanco
  • Pastilla de caldo de pollo
  • Aceite de oliva
  • Sal
Preparación:

Pelamos el calabacín y lo cortamos en 3 trozos.


Con una mandolina, cortamos los 3 trozos del calabacín en finisimas láminas de no mas de 1 mm de grosor.


Reservamos las láminas.


Picamos la cebolla, el ajo y el tomate pelado.

En una sartén a fuego medio ponemos un chorrito de aceite de oliva. Primero pochamos la cebolla y el ajo durante 5 minutos. Después añadimos el tomate. Salamos y removemos.


Lo dejamos cocinar durante otros 5 minutos, removiendo con frecuencia.


 Añadimos la carne y mezclamos bien.  Dejamos que se cocine bien la carne durante otros 5 minutos, removiendo con frecuencia.


Cuando la carne esté a medio hacer añadimos el vino blanco y la pastilla de caldo de carne y removemos. Dejamos que se haga durante otros 5 minutos.


Pasado ese tiempo apagamos el fuego y sin retirar añadimos las 2 o 3 cucharadas de harina y removemos bien, para que espese y ligue mas toda la carne.



Dejamos que se vaya atemperando la carne.
Encendemos el horno para ir calentándolo a 200º.
Mientras preparamos una bandeja de horno con papel de horno. Vamos colocando laminas de calabacín.


Añadimos encima de cada lámina una cucharada aproximadamente de carne.


Encima de la carne colocamos media lámina de queso semicurado.


Volvemos a colocar una cucharada de carne encima del queso y lo cubrimos con un par de láminas de calabacín.
 

Añadimos un poco de queso rallado encima.


Lo metemos en el horno a media altura durante 10-15 minutos, hasta que veamos que se dora el queso rallado.


Lo sacamos y con ayuda de un tenedor o una espátula recolocamos el queso fundido, pegandolo a cada mini lasaña y dejamos que se atempere durante 10 minutos.

Después podemos ir emplatandolos con cuidado.

Presentamos.

¡Y listo!