Pintxo de croquetas de jamón





Las croquetas son un pintxo de lo mas típico. Y las más típicas son las de pollo y las de jamón serrano. Así que hoy os traigo las de jamón serrano. Son fáciles de preparar, pero eso sí, tienen bastante trabajo y tiempo pero merece la pena :)

Ingredientes ( para unas 60-70 croquetas pequeñas ):
  • 150 gr jamón serrano
  • 25 gr aceite de oliva virgen extra
  • 50 gr mantequilla
  • 1/2 cebolla mediana
  • 170 gr de harina
  • 800 gr de leche entera a temperatura ambiente
  • 2 pellizcos de sal
  • Para el rebozado:
  • 20 ml de vino blanco
  • Pan rallado
  • 1-2 huevos
  • 1/4 pastilla caldo de pollo
Preparación:

Lo primero que haremos será triturar el jamón serrano con un robot de cocina o similar. Reservamos.

Después picamos muy fina la cebolla. En una sartén u olla, a fuego medio, ponemos el aceite de oliva y la mantequilla. Cuando empiece a derretirse la mantequilla añadimos la cebolla y removemos para ir mezclando y deshaciendo la mantequilla.

Estamos removiendo con bastante frecuencia durante 3-4 minutos mientras se pocha la cebolla.

Añadimos la harina y estamos removiendo y mezclando durante 3 minutos.

Añadimos la leche y los 2 pellizcos de sal. Removemos bien mientras se cocina hasta que quede un líquido algo espeso y homogéneo. Dejamos que se cocine durante 10 minutos.


Añadimos el jamón triturado. Removemos y mezclamos bien. Y dejamos cocinar otros 6 minutos. Removiendo con cierta frecuencia.


El truco de una buena bechamel es precisamente el estar removiendo bastante la masa mientras se cocina. Para que tome la consistencia adecuada y se cocine por igual por todas partes.

Retiramos del fuego y dejamos reposar 5 minutos.

La metemos en una manga pastelera, la dejamos enfriar y posteriormente la metemos en la nevera al menos 4 horas. Si está de un día para otro mejor.


Antes de proceder a hacer las croquetas sacamos la manga pastelera de la nevera media hora antes.

Vamos haciendo "churros" de masa con la manga pastelera y después la cortamos en el tamaño de la croqueta.


Batimos un huevo. Añadimos 1/4 de pastilla de caldo de pollo y 20 ml de vino blanco y mezclamos bien.
Le damos forma a las croquetas cortadas del "churro" y las untamos bien del huevo.


Escurrimos de huevo y las pasamos a un plato o bandeja con pan rallado. Las cubrimos completamente de pan rallado y terminamos de darles la forma. Vamos apartando en un plato.


Cuando las tenemos todas, podemos freírlas o congelarlas.


Cuando las vayamos a freír, en una freidora con la temperatura al máximo, las freímos durante no mas de 2 minutos en tandas de 7-10, según estén congeladas o no.


Las escurrimos bien de aceite y las sacamos sobre papel de cocina.

Presentamos.

¡Y listo!