Canapés de revuelto de cebollino y de puerros silvestres




Una de las cosas que mas me gusta de ir al pueblo de mi mujer es poder comer productos frescos y naturales, cuyos sabores, olores, texturas... marcan la diferencia de los productos que normalmente compramos en los mercados.

Para esté pintxo he utilizado un manojo de cebollinos frescos, unos puerros silvestres y unos huevos frescos, de gallinas que viven prácticamente sueltas.

El canapé de revuelto de cebollino tiene un ligerísimo amargor al final que puede no gustar a ciertos paladares.
El canapé de revuelto de puerro silvestre es mas dulzón en contraste con el de cebollino y se complementan perfectamente acompañándolos de una buena cerveza bien fría, siendo el resultado global inmejorable.


 Ingredientes:
  • Un manojo de cebollinos
  • 2-3 puerros silvestres (también valen los del mercado ;) 
  • 4 huevos
  • Sal
  • Aceite de oliva
Preparación:

Se lavan bien los cebollinos y los puerros, quitándoles la tierra que aún puedan llevar pegada.
Se pican fino los cebollinos.


Al puerro le quitamos las primeras hojas verdes y picamos fino también.


En un par de sartenes echamos un chorrito de aceite de oliva en cada una y las ponemos a fuego medio.
Añadimos el cebollino en una y el puerro en otra.


Salamos ambas.
Vamos removiendo de vez en cuando y dejando que se pochen.


Añadimos un par de huevos a cada sartén y volvemos a salar ligeramente. Removemos rompiendo los huevos y mezclándolos.


Una vez esté hecho el huevo apartamos del fuego.

En panecillos de canapé vamos colocando un poco con ayuda de una cucharilla.
Presentamos.

¡Y listo!